martes, 18 de octubre de 2016

Crónicas del 1° de Mayo.


Crónicas del 1° de Mayo.

por Mauricio Herzovich.
 
de la Revista Hechos Mundiales N° 84.
Editorial Quimantú.

El proletariado chileno hizo suyo el acuerdo tomado en el Congreso de la Internacional Socialista de 1892, en ese mismo año celebró el primer mitín, la primera jornada del Día Internacional del Trabajo. Desde esa fecha, el recuerdo de los Mártires de Chicago está intensamente ligado al movimiento obrero de Chile.

La prensa de la época apenas informó sobre el proceso de Chicago. En El Mercurio de Valparaíso, y en La Discusión de Chillán, se pueden encotrar algunos despachos sobre el caso, en que a los mártires se les daba el trato de "terroristas" y de "comunistas".



La revista Zig-Zag, que apareció por primera vez en 1904, era la literatura favorita del mundo elegante de Santiago. Ella albergaba crónicas sobre las grandes recepciones sociales, los desfiles militares y los paseos a la playa. También tenía páginas dedicadas a la información de actualidad, la que estaba enfocada con un criterio acorde con el pensamiento de la gente "bien", a quienes estaba dirigida.

En su número de mayo de 1907, Zig Zag le dedicó toda una página a la festividad del 1.° de mayo. Esta estaba ocupada en su mayor parte por una cursi alegoría que mostraba a un obrero con un taladro y una túnica romana, guiado por unos ángeles que le coronaban y le llevaban flores. Más abajo de ese obrero tan celestial, había otros; harapientos ciegos, con orejas de borrico y, más allá, otros tendidos en el suelo estrujados por serpientes y con una botella de vino esparcida. La lectura decia textualmente :

Recabarren_Laferte_y_Breton.jpg
"He aquí una alegoría de los sueños las aspiraciones y las utopías que este día simboliza para con los descontentos de su parte en la vida y de su destino. El trabajador se siente hoi víctima de una opresión que sólo existe en su corazón henchido de ambiciones, en su cerebro iluminado por las más doradas fantasias de "S. M. el obrero; no es una paradoja la vida esa frase: esa Majestad existe hoy en la época de los salarios crecidísimos, en que el obrero prodiga los dones de su trabajo al patrón que más le place y más le paga.

Ellos triunfan por el ahorro, el buen orden y la sobriedad: ellos son las más seguras prendas de la realización de sus deseos. Pero los que pugnan por evolucionar a sangre y fuego, por levantarse llevando consigo todos los vicios y todas las miserias, esos no triunfarán nunca. El peso de los vicios los mantendrá siempre atados a la rueda sin fin de la vida, cual nuevos Prometeos".

Los días de Recabarren.

Santiago anunciaba los preparativos que se estaban llevando a cabo para el domingo 1° de mayo. Para que la celebración en la que participarían todas las sociedades obreras de Santiago se realizara en la mejor formfa posible, se había constituido el Comité Directivo que debía proyectar las actividades a desarrollar. Lo primero era una serie de conferencias a cargo de los miembros del Comité, con la intención de "inculcar a los obreros una serie de máximas instructivas que les servirán poderosamente para desempeñarse en sus tareas diarias como asimismo en sus hogares".

El desfile sería en la Alameda de las Delicias, entre las estatuas de O' Higgins y San Martín; en él participarían las diversas sociedades de la capital llevando a la cabeza sus respectivos estandartes. Y para que nadie se quedara en sus casas se advertía: "Este desfile se realizará en el mayor orden y compostura, como acostumbran verificarlo nuestros obreros, de modo que todo el público podrá asistir a presenciarlo en la confianza que todo será moralidad y disciplina".

"Rodriguez y Recabarren". Violeta Parra.

El sábado 30, el teatro Unión Central anunciaba: "Sigue este biógrafo estrenando todas las noches variadas películas.
Del programa de hoy sobresalen "Lucha proletaria" y el film artístico en colores "Luisa y el Trovador".
El Comité, por su parte, invitaba a participar de un programa minuciosamente trazado y ciertamente tentador.

-Día 30 de abril. 8 1/2 P. M. Gran velada en el Teatro de la Sociedad Andrés Bello, en el que se presentará por el Centro "Arte es Vida" el drama emancipador "La Gran Lucha"."
Día 1° de mayo. 9 1/2 A. M. Gran meeting al pie del cerro Santa Lucía. Los estandartes deben venir enlutados con manifestación de desagrado por los caídos en Iquique, Buenos Aires y Barcelona. Abierto el meeting por el presidente del Comité, hablarán varios oradores, cada uno diez minutos, sobre el tema de la manifestación.

Pero la jornada no terminaba allí.
"A las 8 1/2 P. M. Conferencia y velada en el teatro Andrés Bello. La conferencia estará a cargo del camarada LUIS E. RECABARREN y la parte dramática será desenpeñada por el grupo "La Protesta" y presentará el drama "1° de Mayo".
Concluirán el acto y las fiestas oficiales con las canciones "La Internacional" y el "Himno de los Trabajadores"

En la segunda década del siglo, el movimiento obrero crecía notablemente. En 1911 se realizaba la primera convención de la Federación Obrera de Chile (FOCH) y el 1.° de mayo de 1915 el Partido Obrero Socialista inauguraba su primer Congreso Nacional en Santiago.

Exactamente un año después, ese partido organizaba en Valparaíso un acto en que el secretario del comité del 1.° de mayo, Manuel Zabala, explicaba, no sin ingenuidad, los sucesos de Chicago.

"Compañeros y compañeras de miserias: hace 30 años que por primera vez el pueblo de Chicago, oprimido por los capitalistas, se rebeló contra la tiranía de éstos y suspendiendo sus faenas hizo uso del derecho que le acuerdan las leyes naturales y escritas. Las autoridades, que no habían presenciado jamás esta clase de movimientos, se ofuscaron y sin darse cuenta que los trabajadores hacían uso de un derecho tan sagrado como es el de la libertad, arrastraron a las cárceles a los jefes de ese movimiento; y ese ofuscamiento o ignorancia cometidas por las autoridades, contagió a los Tribunales de Justicia y en un acto de cruel despotismo, los condenaron a muerte". . ., y terminaba diciendo:

"¡Adelante!, queridos compañeros; pensemos en nuestra organización para que así podamos llegar pronto a ese frondoso bosque en donde se oculta el porvenir social!"

En 1920, se realizaban desfiles y fiestas populares en todo el país; ya todos sentían suyo el Día del Trabajo. En Santiago la atracción principal la constituía el "comicio" de Alameda de las Delicias.
El acto debía comenzar con cuatro marchas que partirían desde las plazas Italia, Argentina, Otomana y de la Avenida Matta con A. Prat. El Intendente advirtió que no se permitirían dichas reuniones, procediendo la policía a reprimir violentamente todo intento del público y produciéndose así varios incidentes.

Según El Mercurio, "frente al palco ubicado en Alameda y Lord Cochrane se reunieron unas tres mil personas, entre quienes causó muy buena impresión el que la mayoría de los discursos, salvo rarísimas excepciones, fueran de conceptos severos y respetuosos con las autoridades y el orden constituido".

Al mes siguiente, Arturo Alessandri Palma triunfaba en las elecciones presidenciales, y se abría una etapa significativa para el movimiento obrero.

Con las primeras horas de 1922 nacía el Partido Comunista de Chile; y dos años después, en la mañana del 19 de diciembre, los trabajadores se estremecían con la noticia de la muerte de Luis Emilio Recabarren Serrano.

Fotografías: 1) Trabajadores de una mina. 2) Luis Emilio Recabarren, Elías Lafferte (sentados) y N.Aguirre Bretón. de la Web: http://www.luisemiliorecabarren.cl/